VALOR M2 CATASTRAL DE TERRENO

VALOR M2 CATASTRAL DE TERRENO

viernes, mayo 08, 2015

IBAGUÉ TIENE EL AVALÚO MÁS ALTO DEL TOLIMA

“El Departamento tiene una de las ciudades con mayor avalúo del país, Ibagué, lo que muestra un buen desarrollo de la región”, señala el IGAC en un comunicado.


Según cifras del IGAC, Ibagué tiene 166 mil 788 predios en general de los cuales 13 mil 78 son rurales, 152 mil 660 pertenecen a la cabecera municipal y mil 50 están ubicados en los corregimientos. En total, el valor catastral de esta capital es de $7.8 billones.

Mauricio Fernando Mora, director Territorial IGAC, dijo que “contamos con un departamento bien rankeado. A inicios de este año el IGAC informó que Ibagué está entre las 16 ciudades del país con más alto avalúo después de Maizales, Valledupar y Pasto”.

Con respecto a las estadísticas globales del Tolima, los 550 mil 298 predios que existen en las zonas urbanas y rurales conforman un área construida de 41 millones 213 mil 468 metros cuadrados.

Esta área, según el IGAC, tienen un avalúo catastral de 14 billones 47 mil 461 millones 153 mil 700 pesos.

Después de sumar los avalúos catastrales de los 47 municipios del Tolima, se destacan los avalúos de Melgar y Flandes, las poblaciones que siguen a Ibagué.

En contraste, Murillo con un avalúo de 16 mil 223 millones de pesos; Santa Isabel con 14 mil 296 millones y Villarrica con 13 mil 246 millones de pesos, presentan los avalúos más bajos.

Tomado de IBAGUÉ elnuevodia.com 

lunes, abril 27, 2015

AUMENTO DEL AVALÚO CATASTRAL Y DEL IMPUESTO PREDIAL LLEGÓ EN EL PEOR MOMENTO

Miles han sido las quejas por el aumento del impuesto predial de este año. Mientras la Secretaría Distrital de Hacienda en Bogotá celebra que el 75 por ciento de los contribuyentes pagaron el predial con descuento y en el Congreso se radica un proyecto de ley para imponer topes, la economía se alista para ser golpeada por un probable debilitamiento del consumo.
El problema en sí no es que haya un ajuste catastral, pues el predial tiene una razón de ser legítima y el hecho de aumentar no es un misterio. El problema macroeconómico radica en que el aumento desproporcionado se da en un mal momento para la economía colombiana y que a la vez el avalúo se acerca a los valores artificiales de una burbuja inmobiliaria.

El censo inmobiliario de Bogotá documenta un aumento en el avalúo catastral de más del 360 por ciento, mientras que los cálculos del economista Aurelio Suárez apuntan a un alza en el recaudo del predial del 98 por ciento en los últimos cuatro años para Bogotá. Mientras la economía colombiana ha venido creciendo alrededor del 4 por ciento y se estima que lo hará en 3,6 por ciento para el 2015, la variación anual de los precios de vivienda en Bogotá se acerca al 13,5 por ciento, es decir casi cuatro veces lo que crece la economía.
Varios analistas contrastan el aumento en los ingresos con estas cifras alarmantes, pues la subida en los ingresos de los bogotanos probablemente no pasará de 12 por ciento, mientras que el predial sí aumenta exageradamente en algunos casos.
La Ley 242 de 1995 no permite que el ajuste anual de la base supere la meta de inflación dada por el Banco de la República, pero Bogotá es una de las excepciones a la regla. Para el Secretario Bonilla, aumentos hasta del 65 por ciento son normales y "las tarifas son las mismas de hace diez años".
A su vez, el alcalde Petro culpa al Concejo por hundir tres veces sus intentos de reforma y algunos ciudadanos no entienden por qué aparecen facturas con aumentos de más del 200 por ciento. Curiosamente, el argumento usual de la Alcaldía no menciona que dentro de su propuesta se pensaba tributar de 9,5 a 16 por mil para los predios de más de 230 millones. Según la concejal Clara Sandoval, dentro de la propuesta de la Alcaldía se pretendía eliminar los estratos e imponer una tasa por usar áreas de alta congestión.
Los vicios MACROECONÓMICOS
El primer problema de este predial es algo coyuntural: el aumento desproporcionado del impuesto coincide con el anuncio de la desaceleración de la economía colombiana.
El petróleo sigue en el sótano, el dólar alto le causa dolores de cabeza a varios sectores, el Emisor no pronostica una actividad económica dinámica en el 2015 y se pega a su tasa del 4,5 %, las expectativas del proceso de paz pasan del corto plazo de la esperanza al largo plazo de las dudas y ahora aparece el impuesto predial inflado para atacar el consumo privado.
En términos macroeconómicos, atacar el consumo en un momento de desaceleración es como querer apagar un incendio con gasolina. Que se diga que el impuesto en todo caso significa menos del 1 % del PIB y que por ende un alza tiene un impacto marginal, obnubila el hecho de que por este impuesto hay hogares profundamente afectados.
De más, recordemos que la economía es un fenómeno que se mueve frecuentemente por las expectativas y la confianza. Si las expectativas de los actores (empresas y hogares) son negativas, esto puede llevar a intentar subir su nivel de ahorro (si se puede, claro es) y por ende a bajar más el consumo de bienes que están por fuera de la canasta básica. Con esto, reitero el aumento exagerado del predial, así se diga que se trata de errores y que 65 por ciento aceptable, es otro golpe para la economía, sobre todo si pensamos que la capital colombiana tiene casi 2,5 millones de predios.
El segundo problema es acercar el avalúo catastral al comercial cuando este último es el reflejo de una burbuja inmobiliaria. Se ha dicho que la burbuja no existe porque los créditos hipotecarios y la tasa de interés para la adquisición de vivienda se han mantenido estables.
Sin embargo, las cifras del Dane apuntan a un crecimiento pronunciado del total del créditos hipotecarios en el país desde el 2009, alcanzando 7,9 % en el 2012, mientras que en el 2005 el crecimiento era del -3,5 %. Pero esta burbuja no se explica sólo en créditos hipotecarios, sino en alzas de precios que se derivan de expectativas especulativas y de una mayor liquidez presente en los últimos años.
Sin ahondar en el debate de la burbuja inmobiliaria, insisto en el riesgo de ligar un impuesto importante al desarrollo de un mercado afectado por la especulación. El contribuyente entonces recibe una factura mayor producto de un mercado inflado artificialmente, mientras su poder adquisitivo no aumenta proporcionalmente.
Macroeconómicamente, se repite el mismo problema de golpear el consumo de los hogares, cuya consecuencia es un golpe a lo se conoce como la demanda agregada de la economía.
Una manera de suavizar el impacto negativo sobre el consumo radica en el aumento del gasto público con fines productivos. Sin embargo, en este caso el tema macroeconómico pasa a un segundo plano, pues el aumento del Predial ha reflejado la extracción repentina de ingresos a hogares.
Estos últimos seguramente habrían pensado en un mejor uso de sus recursos. El malestar que genera vivir en la inseguridad y ver que la infraestructura se estanca no se mejorará con un aumento drástico de un impuesto de vivienda que irónicamente dejará personas sin casa.
Tomado de eltiempo.com ERICK BEHAR VILLEGAS, Docente Universidad Externado de Colombia

domingo, abril 26, 2015

INCREMENTO DE LA DEMANDA SUBE AVALUOS DE PREDIOS Y ELEVA PREDIAL

La Unidad Administrativa Especial de Catastro Distrital  reveló que en los sectores populares de Bogotá, es decir, aquellos que han sido categorizados en los estratos 1,2 y 3 es donde más ha crecido la demanda de vivienda y aumentado el precio del suelo en los últimos cuatros años.

Para el director de Catastro Distrital, Gustavo Marulanda, la dinámica en estas zonas se presenta dadas las políticas de vivienda de la Administración Distrital que ha brindado subsidios y ayudas en el pago de los servicios en estos sitios, lo que ha disparado considerablemente la compra de predios en estas partes de la ciudad.


“Sucede que en estos estratos han aumentado la demanda, porque han incrementado su capacidad de pago; entre otras cosas, por la política de vivienda de la actual alcaldía.

En estratos altos no hay subsidios, que sí hay en los sectores populares”, expresó el funcionario en una entrevista al diario El Tiempo.

Para Marulanda, este comportamiento no es efecto de los constructores, sino es algo más intrínseco de los propietarios de estos terrenos que incrementaron el valor de sus predios, lo cual hizo que se valorizaran a sabiendas de la carga tributaria adicional que este tipo de fenómenos conlleva.

“No creo que sea un efecto de los constructores, sino que son características de una ciudad que consume y cada vez tiene mejores condiciones de acceso, entre otros aspectos, por la política pública que la Alcaldía Distrital ha adelantado sobre la vivienda, con énfasis en las zonas populares. Además hay que recordar que Bogotá no tiene suficiente suelo para desarrollo inmobiliario, lo que provoca mayor costo en el que hay”, explicó Marulanda.

El sector donde más se creció la venta de vivienda fue en el barrio Nicolás de Federmán, que hace parte de la localidad de Teusaquillo, presentando un crecimiento del 33,69%, seguido de San Jorge Sur en la localidad de Rafael Uribe Uribe, donde el ascenso fue del 30,21%. El tercer lugar lo ocupa El Corzo-Osorio, al suroccidente de Bosa, donde la compra de vivienda se disparó al 29,15%, seguido de San Vicente y Santa Lucía, ambos en la localidad de Tunjuelito, en donde el índice creció al 27,91%.

El estudio, hecho en conjunto con la Lonja de Propiedad Raíz de la ciudad, reveló que el crecimiento promedio de compra y venta de vivienda en la capital de la república presentó un crecimiento del 18%.

Tomado de HSB Noticias

viernes, abril 10, 2015

AVALUOS CATASTRALES y la BURBUJA QUE CONVOCA

Indignación ha producido en Bogotá la facturación del impuesto predial y en especial el aplicado al sector residencial. La queja generalizada es que dicho impuesto está superando la capacidad de pago de la población.

Hay razón para la denuncia. El recaudo del impuesto predial en 2011 fue de $1 billón y en 2014 alcanzó $1,7 billones, es decir, 70% más, y si se suma el 28% que el Distrito aspira a recoger según el presupuesto vigente para 2015, llegaría a $2 billones, con lo que el alza para estos cuatro años fiscales superará el 98%.


A contramano, el ingreso promedio por bogotano no subirá en ese mismo lapso más del 13,5%, cinco veces menos, aun si la economía colombiana en 2015 llegara a crecer a un hipotético 4%. Así, el ingreso anual de cada bogotano, en pesos corrientes, pasaría de $21,7 millones en 2012 a no más de $24,6 millones en 2015. ¿Cuáles son las razones para tanta diferencia entre el recaudo y el crecimiento de la capacidad adquisitiva de los bogotanos? El malestar no está, como dicen Petro y el concejal Argote (¿del Polo Democrático?), en que “un grupo de izquierda” se oponga a los “impuestos directos”. Hay razones de más peso.

El modelo económico y el precio de los bienes no transables-inmuebles

Son múltiples las explicaciones, en el mercado del suelo y la vivienda, para justificar el alza en los precios comerciales y en los avalúos catastrales de los predios en Colombia y Bogotá. Pero pocas las que la relacionen con la política económica que nos rige, que adoptó la atracción del capital extranjero como primer objetivo.

La avalancha de dólares entre 2004 y 2014 produjo una revaluación del peso de 40% que descarriló la agricultura y la industria. El capital, el público y el privado, se alejó de estos sectores, llamados de bienes transables, y se “refugió” en otros, como la construcción, lo que produjo un exceso de ahorro para invertir allí, por encima de la oferta disponible. En ciudades como Bogotá —donde no ha crecido a buen ritmo— se expresó en excesiva “inflación de activos inmobiliarios”, agravando debilidades estructurales como la relativa escasez de suelo y otras.

Dicha valorización podría catalogarse como “burbuja inmobiliaria”, definida por Robert Shiller, premio nobel de economía, como el acrecentamiento del monto de los préstamos hipotecarios superior al ingreso de los habitantes. En Colombia así pasó, ya que esta modalidad de crédito aumentó 75% entre enero de 2012 y diciembre de 2014.

Los gobiernos nacional y distrital aprovechan la “burbuja inmobiliaria”

Con fines alcabaleros, los gobiernos de Santos y de Petro vieron la oportunidad de aprovechar la situación para incrementar los recaudos, por la vía del impuesto predial y de patrimonio. Se enfocaron en la “actualización catastral”, desde la de la vivienda suntuaria hasta la de los hogares de ingresos medios y bajos. Fruto de ella, el valor catastral nacional pasó de $520 billones en 2010 a $1,058 billones en 2014 —prácticamente se duplicó—, de los cuales el 42%, $448 billones, pertenecen a Bogotá.

Los mayores crecimientos de los avalúos catastrales se dan en los estratos seis y uno, luego en el cinco, tres, dos y cuatro, respectivamente. Los dos extremos “de la pirámide” son los más afectados, y, aunque en una lógica progresiva lo del seis será aceptable, lo del uno resulta inexplicable. Asimismo, ¿cómo entender que el porcentaje de avance del recaudo, 98%, sea superior inclusive al incremento de los avalúos?

Según el secretario de Hacienda, Ricardo Bonilla, es que hay más predios. Sin embargo, los datos no dicen eso. En 2012 había 2’269.252 predios y para 2015, 2’429.238, un 7% más, de los cuales 141.000 eran residenciales nuevos, siendo una adición marginal que no logra explicar la totalidad del mayor recaudo.

La cuenta es otra: la administración de Petro, pese a haberlo negado, sí subió la tarifa del impuesto. Ésta se fija para cada estrato, como un tanto por mil, pero si un predio llega a pasar de cierto límite fijado por la Secretaría de Hacienda con base en el acuerdo del Concejo, se le sube automáticamente. El truco consistió en que no se “actualizaron” —en la misma proporción— el avalúo y el límite y, en consecuencia, muchos predios que subieron de valor lo superaron y el Distrito les cobró nueva tarifa, aun quedando dentro del mismo estrato.

En el gráfico puede verse que en 2012 los avalúos promedio para todos los estratos, excepto el tres y el cuatro, estaban por debajo del límite establecido para no subir la tarifa. La situación cambió. A punta de “actualización” catastral, el avalúo promedio para 2015 ya sobrepasó el tope para los estratos dos y seis y, en el caso del tres y el cuatro se distanció todavía más del nuevo límite fijado, lo cual hizo que muchos más predios ya no disfrutaran de la tarifa más baja para su respectivo estrato.


Esto implica que muchos más predios del estrato dos ya no pagarán el 2x1.000, sino el 6x1.000; que muchos más del estrato cuatro ya no pagarán el 6x1.000 sino el 7,5x1.000 y que casi todos los del seis, donde se confunden hogares acomodados con élites, subieron al 9,5x1.000.

Tomado del espectador.com

viernes, marzo 13, 2015

QUIÉN Y CÓMO SE PRACTICA un AVALÚO CATASTRAL en BOGOTÁ

El catastro es la entidad encargada de los avaluos catastrales, que son  el “inventario o censo, debidamente actualizado y clasificado, de los bienes inmuebles pertenecientes al Estado y a los particulares, con el objeto de lograr su correcta identificación física, jurídica, fiscal y económica”...(Resolución 070 de 2011 del IGAC).

Cómo se actualizan los AVALUOS CATASTRALES y en qué consiste: es el inventario predial de los bienes inmuebles ubicados en el Distrito Capital de Bogotá, determinando sus características físicas, jurídicas y económicas, con una excelente calidad que satisfaga las necesidades y expectativas tanto del sector público como privado teniendo en cuenta las normas de carácter Nacional y Distrital.

Desde cuándo se practica en Bogotá: se realiza anualmente desde el 2010 y consiste en la revisión de los elementos físicos, jurídicos y económicos de los predios.  

Cómo se calcula el AVALÚO CATASTRAL en Bogotá ?

En el aspecto físico se identifican los linderos del terreno y las edificaciones existentes; en el elemento jurídico el registro de la relación que hay entre el inmueble y el propietario y/o  poseedor; y la parte económica, es la fijación del avalúo catastral mediante investigación y análisis del mercado inmobiliario. Este proceso está regulado por la Ley 14 de 1983, el Decreto 3496 de 1983 Reglamentario de la Ley 44 de 1990 y la Resolución 2555 de 1988. En el año 2010 se realizó la actualización  de 2.181.000 predios urbanos, información que quedó vigente a partir del 1 de enero del año 2011.  
Es importante agregar que la Actualización Catastral  consiste en el conjunto de operaciones destinadas a renovar los datos de la formación catastral, revisando los elementos físico y jurídico del catastro, eliminando en el elemento económico las disparidades originadas por cambios físicos, variaciones de uso o de productividad, obras públicas, o condiciones locales del mercado inmobiliario.  
En qué consisten la ETAPAS de Actualización Catastral ?
  • La primera es de Pre-reconocimiento: donde se verifica la información que reposa en las bases de datos de la Catastro Bogotá, con la realidad física del inmueble.
  • El siguiente paso es hacer el Reconocimiento predial, es decir, que se ingresa a los predios desactualizados y se miden las nuevas construcciones o demoliciones, se asigna un uso a esas construcciones, se asigna un destino al predios y se califican las características de las construcciones.
  • Finalmente se realiza la Actualización Jurídica, donde se cruza la base de datos de la Unidad con la información de la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos.
De manera adicional, existen otras actividades del proceso de actualización catastral, que también son importantes, como el Control de Calidad (validaciones preliminares, acompañamiento en campo, muestra estadística y validaciones finales);  Análisis de fuentes secundarias: (EAAB, CODENSA, HABITAT, DANE, Curadurías) y finalmente se realizan varios análisis a dicha información.   

martes, marzo 03, 2015

LOS AVALÚOS DE COLOMBIA VALEN $1.058 BILLONES

Un informe publicado este lunes por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, Igac, reveló que los 15,7 millones de predios que ocupan el territorio nacional cuestan catastralmente $1.058 billones, siendo Bogotá, Medellín, Cali, Cartagena y Barranquilla las ciudades más costosas.

El resultado de esta cifra, se basó en el análisis y suma de todos los avalúos catastrales urbanos y rurales registrados en 2014 en los 1.122 municipios. Según el Instituto, las zonas urbanas del país está conformada por 10,9 millones de predios, los cuales están avaluados por $8,5 billones, mientras que las rurales cuentan con 4 millones de predios que costaría cerca de $100 billones.

De este valor total del avalúo, Bogotá es la que mayor aporta con $446 billones, le sigue Medellín en la lista con una aportación de $71 billones con 926 mil predios 86 millones de metros cuadrados de área construida y 344 millones de área en terreno.

En cuanto a Cali, esta ciudad contribuyó con $47 billones, cifra inferior teniendo en cuenta de que su área mayor que la de Medellín. Por último cierran el lote de las ciudades más costosas Cartagena y Barranquilla, la tiene un avalúo de $37,6 billones), 258 mil predios y 22 millones de metros cuadrados de construcciones, mientras que la capital del Atlántico tiene $29,2 billones.

En contraste, las ciudades más baratas en cuanto a avalúos catastrales, son Nariño, Amazonas, Guainía y Chocó.

Por último, en relación a los municipios, cinco estuvieron clasificados dentro de las 20 primeras casillas. Se trata de Envigado ($11 billones – puesto 9), Chía ($8,9 billones – puesto 12), Palmira ($7,3 billones – puesto 17), Floridablanca ($6,2 billones – puesto 19) y Buenaventura ($6,1 billones – puesto 20).

Frente a este hecho, Juan Antonio Nieto Escalante, director general del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, señaló que “estos 5 municipios están ubicados en los alrededores de grandes ciudades como Bogotá, Medellín, Cali y Bucaramanga. La razón del incremento en su avalúo es que muchos habitantes de estas urbes ahora están comprando terrenos en municipios como estos, en donde los precios son más bajos y la calidad de vida es mucho mejor”

Tomado de HSBnoticias.com

domingo, febrero 15, 2015

EL IDU paga AVALUOS INJUSTOS en el Barrio EL MIRADOR de Bogotá

Aunque Bogotá necesita descongestionarse y romper los cuellos de botella en sus principales calles, la ampliación de la avenida José Celestino Mutis, en la localidad de Engativá, tiene a una parte de los vecinos indignados y enfrentados con el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU).

Y no es para menos, los habitantes del sector reclaman porque el IDU está pagando los predios por donde va a pasar la avenida a precios que consideran “injustos”, sin la posibilidad de negociación y con la amenaza de expropiación. Se trata de viviendas ubicadas en diez cuadras, que van desde la carrera 112B a la 122 con calle 63, justo al lado del límite de la pista norte del aeropuerto El Dorado. 

Aunque la obra uniría la avenida Ciudad de Cali con el municipio de Funza y desembotellaría la salida y el ingreso del occidente de Bogotá, el proceso de compra de los predios no ha sido fácil. A la fecha y según datos del IDU, 280 predios deben ser adquiridos y demolidos para que por allí pase al vía. Ya han aceptado la oferta 116 propietarios y se han realizado 92 promesas de compraventa más.

Los vecinos denuncian que el IDU está comprando los predios a menos de la mitad de su costo comercial. La queja va más allá, ya que para los habitantes de la zona con los dineros que les paga la entidad es imposible comprar nuevas viviendas. Otro de los reclamos tiene que ver con que la entidad sólo entrega el 60 % del dinero en efectivo y el resto queda para pagos posteriores.

Tras vender sus casas al IDU, algunos de los propietarios han tenido que adquirir deudas con los bancos y pagar intereses, lo que les parece injusto. Por si fuera poco, los residentes tienen la obligación de suspender las acometidas de servicios públicos y sus correspondientes pagos, sin apoyo alguno de las entidades del Distrito.

Otra de las denuncias tiene que ver con lo que los habitantes del barrio El Retiro llaman amenazas: llamadas en horas de la noche en las que funcionarios de la entidad les estarían comunicando que si no venden, sus predios pueden ser expropiados. 
  
El caso está en manos de la Personería de Bogotá y otras entidades. Por ahora, los habitantes han solicitado por todos los medios que se haga un nuevo avalúo para que les paguen lo que para ellos es justo.

Qué dice el IDU?

En una comunicación reciente el IDU negó los señalamientos de los vecinos. Es más, dice que todos los habitantes han sido acompañados en el proceso de compraventa de manera individual.

Sobre el pago de los predios, el IDU aseguró que “las ofertas para este proyecto se han realizado individualmente sobre cada predio, considerando las características que el avaluador encuentra en cada caso. Esta información es soportada con el informe técnico del avalúo comercial, que incluye el costo del terreno, de acuerdo con el mercado de la zona y la construcción, así como las características del inmueble: materiales, número de pisos, cubierta, fachadas, acabados, etc.”. 

La entidad también señaló que los valores de los avalúos provienen de estudios de mercado y usos de suelo. El IDU "no es la entidad competente para modificar o realizar ajustes a los avalúos. (…) De igual manera la oferta de compra presentada a la ciudadanía no admite recurso alguno".

También desmintieron que el IDU haya realizado alguna amenaza hacia la comunidad, “puesto que nuestra ética institucional y profesional está orientada hacia la atención y el acompañamiento social, jurídico, económico e inmobiliario”.
Por ahora, los vecinos preparan un bloqueo de la entrada principal a la localidad. Ellos pretenden que el Distrito atienda sus reclamos y les reconozca un avalúo justo, que corresponda al costo del metro cuadrado de la zona.


Tomado de semana.com

miércoles, enero 28, 2015

EN EL 2015 EMPIEZA RENOVACIÓN de CENTRO DE BOGOTÁ (AVALUOS 24HORAS)

Con una inversión de $600 mil millones se harán viviendas, oficinas y locales comerciales. Siguiendo como ejemplo los modelos de renovación urbana que se han puesto en marcha en Estados Unidos, Europa, e incluso en Colombia, el Distrito puso en marcha el diseño de un plan que busca cambiarle la cara a 10,7 hectáreas de los tradicionales barrios La Alameda y Santa Fe, localizados en la zona céntrica de Bogotá.


El plan parcial de renovación urbana del Distrito, que ayer al cierre de esta edición estaba en proceso de adjudicación (cuatro firmas participaron), tendrá un costo aproximado de $600.000 millones y comprenderá tres etapas.

Nicolás Corso Salamanca, gerente de Metrovivienda, afirmó que la primera etapa (que se desarrollará entre las calles 26 y 24 y entre la carrera 13 y la Avenida Caracas), consistirá en construir la Estación Central, la cual será una edificación que se empleará en oficinas, comercio, vivienda y transporte (Trasmilenio).

“La primera etapa es la más rentable. ¿Cuál es el objetivo de la estructuración? Consiste en hacer toda la banca de inversión y en seleccionar a los inversionistas para el desarrollo del proyecto”, explicó Corso, quien reveló que para esta fase Transmilenio y la Empresa de Renovación Urbana (ERU) cuentan con el 70 por ciento de los predios. “Estamos negociando el 30 por ciento restante”.

Esta estructuración financiera, legal y técnica, tendrá un plazo de tres meses para realizarse. “En tres meses, hay que salir a buscar los inversionistas. Nuestra apuesta es que en 10 meses arranque la ejecución de este proyecto”, explicó el gerente.

Bajo este panorama, según los cálculos de la Empresa de Renovación Urbana, la primera etapa del proyecto estaría culminando a finales del año 2017.

La estación subterránea de Transmilenio, que tendrá un costo aproximado de $60.000 millones, tendría ocho plataformas de embarque troncales y diez alimentadoras. También, contará con salidas para los buses hacia la Avenida Caracas y hacia la troncal de la calle 26.

La segunda etapa que contempla el plan parcial de renovación urbana, propone la ejecución de 220 viviendas de interés prioritario y de 40 de reposición en un área perteneciente al barrio Santa Fe, en la cual existen edificios desocupados y también, algunas bodegas.

En cuanto a la construcción de vivienda social en esa zona del centro de la capital, Moreno explicó que es posible hacerla teniendo en cuenta los valores del suelo y cómo se subsidia esta iniciativa. “Hay que hacer una integración social adecuada y, también, un trabajo con la comunidad. Que los servicios públicos no tengan costos elevados en esa zona”.

En la tercera etapa del plan, según las cuentas que hace la ERU, se busca intervenir el área cercana a la Universidad Incca sobre la carrera 13. Alrededor de esta área, el Distrito pretende comprar edificaciones para ofrecer soluciones de vivienda.

Tomado de portafolio.com

viernes, enero 23, 2015

PROTESTAS POR AVALÚOS en SUBA

Así se presentó este jueves un nutrido grupo de personas frente a las instalaciones del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) para protestar por el valor que la entidad viene ofreciendo por los predios que debe adquirir para la construcción y ampliación de vías en la avenida Rincón, avenida La Conejera y Ciudad de Cali, en Suba.

“Mi casa vale cerca de 400 millones de pesos y el IDU está ofreciendo pagar solo 50 millones. No es justo porque es nuestro patrimonio, esfuerzo de muchos años de trabajo y que debe quedar para nuestros hijos”, argumentó una de las manifestantes.  Otro aseguró que se viene ofreciendo por algunas viviendas menos de los 50 millones de pesos, con lo que “en ninguna otra parte se pueda comprar y ni siquiera vivir”.

El IDU respondió que la oferta de compra de los predios se lleva a cabo según los avalúos catastrales.

La protesta se hace por los inmuebles que están ubicados en la avenida Rincón, entre la carrera 91 y la avenida La Conejera, desde la avenida Boyacá hasta la carrera 91. De igual forma, desde la calle 127 B hasta la carrera 91, y por la avenida Tabor, desde la Conejera hasta la avenida Ciudad de Cali.

En los proyectos de vías hay alrededor de 1.815 predios. El Instituto debe adquirir por lo menos 518 de estos trayectos. Hasta ahora, ha comprado cerca de 77. Los valores ofrecidos están de acuerdo con el avalúo que, según donde esté ubicado el predio, el metro cuadrado puede costar entre 1’150.000, 1’400.000 y 1’600.000 pesos si está sobre la vía principal.

El IDU se comprometió a que el próximo jueves irá con Catastro para resolver las inquietudes de la comunidad afectada. 

Tomado de eltiempo.com

domingo, enero 11, 2015

AVALÚOS 2015 bajo NORMAS NIIF

Las normas NIIF definen que en una valoración se utilizarán las técnicas de valoración que sean apropiadas a las circunstancias y sobre las cuales existan datos suficientes disponibles para medir el valor razonable, maximizando el uso de variables observables relevantes y minimizando el uso de variables no observables.

La NIIF 13 establece una jerarquía del valor razonable clasificadas en tres (3) niveles de información, que son las variables técnicas de valoración utilizadas para medir el Valor Razonable. La jerarquía del valor razonable concede la prioridad más alta a los precios cotizados (sin ajustar) en mercados activos para activos y pasivos idénticos (variables de Nivel 1) y la prioridad más baja a las variables no observables (variables de Nivel 3).

Es decir, que en el NIVEL 1 estarán los datos observables que reflejen los precios de cotización de los activos o pasivos idénticos en mercados activos; en el NIVEL 2 estarán los precios no cotizados pero que son observables directamente o a través de datos disponibles (mercado inmobiliario); y en el NIVEL 3 estarán los precios que no son observables sino establecidos por información y supuestos o presunciones propios del mercado.


De los niveles (3) presentados, uno o más enfoques de valuación pueden ser utilizados con el fin de llegar a la valuación definitiva que cimente la base adecuada del Valor Razonable.

Los tres (3) enfoques descritos y definidos en el marco conceptual de la IVS (International Valuation Standards) y apéndice A definiciones de términos NIIF 13, son los principales enfoques utilizados en la valuación (mercado, ingresos, costo). Todos ellos están basados en los principios económicos del precio de equilibrio, la anticipación de los beneficios o de sustitución.

Para el presente encargo de valuación en la medición del valor razonable se utilizó el enfoque de mercado variables de NIVEL 2, es decir VALORES DE MERCADO que no son precios cotizados pero son observables directamente a través de datos disponibles en el mercado, como son los estudios de precios del mercado para inmuebles con características similares tanto en ubicación como en área, el cual se define a continuación:

Método Comparativo de Mercado: Técnica valuatoria que consiste en determinar dicho valor, a partir de ofertas o transacciones recientes de bienes semejantes y comparables con el bien objeto de avalúo. No se emplearon variables de nivel 1 y 3, para determinar los valores razonables de la BODEGA, puesto que no se presentan precios cotizados sin ajustar (Nivel 1 mercado activo) para esta clase de inmuebles sino que fueron valorados a partir de variables observables en mercados no activos (nivel 2 enfoque de mercado).

miércoles, diciembre 31, 2014

INCREMENTOS DE LOS AVALUOS CATASTRALES PARA EL 2015

Con base en la meta de inflación del Banco de la República y previo concepto del Consejo Nacional de Política Económica y Social (CONPES), el Gobierno decretó el reajuste de los AVALÚOS CATASTRALES para el próximo año.

De acuerdo con el artículo 8° de la Ley 44 de 1990, modificado por el artículo 6° de la Ley 242 de 1995, se establece que el valor de los avalúos catastrales se reajustará anualmente a partir del 1 ° de enero de cada año, en un porcentaje determinado por el Gobierno Nacional.  

El Conpes conceptuó que los avalúos catastrales para los predios urbanos y rurales no formados y formados con vigencia de 2014 y anteriores, tendrán un incremento de tres punto cero por ciento (3,0%) para el año 2015, equivalente al cien por ciento (100%) de la meta de inflación para la vigencia de 2015.

Lo anterior con base en que la Junta Directiva del Banco de la República fijó la meta de inflación proyectada para el año 2015, en tres punto cero por ciento (3,0%), la misma del año pasado.

En el caso de los predios no formados el porcentaje de incremento de los AVALÚOS CATASTRALES podrá ser hasta el ciento treinta por ciento (130%) del incremento de la mencionada meta.

De acuerdo con el Decreto 2718 del 26 de diciembre de 2014, los predios urbanos y rurales formados o actualizados durante 2014 no serán objeto de reajuste en el AVALÚO CATASTRAL 2015..

Los avalúos catastrales de los predios de que trata este artículo entrarán en vigencia a partir del 1o. de enero de 2015, en los municipios o zonas donde se hubieren realizado.

Tomado de dinero.com